jueves, julio 4, 2024
spot_img

Descubre Colonia del Sacramento: Playas e Historia

Colonia del Sacramento, el asentamiento portuario más antiguo de Uruguay, presenta una oportunidad única para sumergirse en la tranquila vida local.

Playas Urbanas y Retiradas

Lejos del bullicio de otros destinos costeros en Uruguay, estas playas ofrecen un refugio sereno para complementar la visita al casco histórico de la ciudad, que se remonta a 1860, proporcionando un espacio para relajarse y disfrutar del agua. El Ensueño, Santa Ana y Artilleros son algunas de las opciones más populares.

Durante una visita estival, no solo se pueden recorrer sus calles históricas, adornadas con arquitecturas de influencia colonial, portuguesa y española cerca de la Plaza Mayor, sino también deleitarse en las playas adyacentes al área patrimonial.

Con opciones tanto urbanas como más retiradas, estas playas fluviales ofrecen variedad para todos los gustos, ideales para un refrescante chapuzón, tomar el sol o simplemente descansar.

Estas playas, aún no invadidas por el turismo masivo, prueban que el casco antiguo no es el único atractivo de Colonia del Sacramento.

Centro de Atardeceres

Cerca del distrito histórico, se encuentra el Club Yachting y Pesca Colonia junto al denominado Puerto Viejo, un extenso muelle de madera equipado con bancos, perfecto para disfrutar de los atardeceres.

Próxima al casco antiguo y al inicio de la Rambla de las Américas, se halla la tranquila playa Rowing, con aguas mansas junto al Rowing Club, favorita de los entusiastas del remo y de quienes buscan relajarse en su suave arena blanca.

Siguiendo la Rambla hacia el barrio Real de San Carlos, se encuentran playas como Las Delicias, El Álamo y Oreja de Negro, esta última con sombra natural gracias a sus árboles.

El acceso a estas playas se hace por escaleras. La siguiente es el Balneario Municipal, la más extensa y concurrida de la zona, que incluso dispone de un área designada para visitantes con mascotas y donde se pueden practicar deportes.

Las playas urbanas culminan con Playa Real San Carlos, Playa Del Real y Playa Verde. Playa Verde es tan amplia como el Balneario Municipal y Playa Real San Carlos ofrece áreas de parrilla bajo la sombra de los árboles.

La Historia y Naturaleza de Colonia

A lo largo de la costa, se pueden observar vestigios de un viejo muelle, parte de un proyecto turístico del empresario Nicolás Mihanovich en 1909, que incluía un hotel-casino, una Plaza de Toros única en la región, un frontón para pelota vasca y una planta de energía propia.

Aunque el proyecto fue obstaculizado por impuestos exorbitantes del gobierno argentino de la época, hoy se pueden visitar la usina, la renovada Plaza de Toros destinada a espectáculos y una parte del nunca inaugurado casino, ahora transformado en la Universidad de la Empresa.

Este distrito también alberga una capilla en honor a San Benito de Palermo, el primer santo de ascendencia africana.

Ferrando, ubicada a tres kilómetros de la terminal fluvio-marítima y hacia el este, es la primera playa en esa dirección. Su fondo arenoso y poca profundidad la convierten en un sitio seguro y especialmente recomendable para familias con niños.

Rumbo al este

Para explorar las playas orientales, se debe seguir la ruta 1 hacia Montevideo. Cerca del kilómetro 5, se encuentra la entrada a la playa El Calabrés, conocida por su muelle de pescadores que se extiende 200 metros mar adentro.

Más adelante, en el kilómetro 13, se sitúa Matamora, una playa vasta y usualmente solitaria, que pronto podría dejar de serlo debido a un nuevo desarrollo residencial en la zona.

A unos 25 kilómetros del centro de Colonia, se hallan El Ensueño, Santa Ana y Artilleros, tres playas que ya disponen de cierta infraestructura y servicios. El Ensueño y Santa Ana, adyacentes entre sí, se caracterizan por su extensión, su arena suave y la abundancia de árboles; Santa Ana, además, cuenta con establecimientos de comida.

La comunidad local, de escasa población permanente, fomenta un ambiente de respeto hacia la naturaleza y una vida pausada, ejemplificada en iniciativas como las «bibliotecas-heladeras», donde se ofrecen libros dentro de refrigeradores reciclados y pintados, dispuestos en la playa, junto con carteles que invitan a la calma.

Playa de artilleros

Artilleros, la playa más alejada, también ofrece un parador, instalaciones para vóley, áreas de parrilla, sanitarios públicos y estaciones de ejercicio. En este sitio se encuentra el Museo de Artilleros, que rememora un antiguo emplazamiento militar español de la época colonial.

Estas playas son ideales tanto para visitas cortas como para estadías enfocadas en la desconexión total.

Para aquellos que deseen combinar la experiencia playera con el encanto urbano, es imprescindible incluir en el recorrido lugares como El Bastión del Carmen, la Calle de los Suspiros, la Casa del Virrey y la Iglesia Matriz, datada en 1680 y reconocida como la más antigua de Uruguay.

El casco histórico está delimitado por una vieja muralla con su emblemática Puerta de la Ciudadela y un puente levadizo, donde los lugareños suelen disfrutar del mate con vistas al río.

El faro, erigido en 1857 sobre los cimientos de un convento, domina el paisaje urbano y ofrece, tras ascender por su estrecha escalera de caracol, una vista panorámica inigualable del río y, en días despejados, hasta de la costa argentina.

La Calle de los Suspiros, con su estrechez y adoquines tricentenarios, alberga casas históricas que hoy día acogen tiendas de artesanías, bares y restaurantes.

Dentro de la oferta artesanal local, sobresalen las creaciones en loza al estilo colonial portugués, como las del Taller Chape de Ariel Chape, quien lleva cuarenta años elaborando piezas en azul y blanco, incluyendo réplicas exactas de originales que muestra en fotografías.

Información útil

Transporte

Se pueden alquilar carritos de golf, scooters y bicicletas, ya sea por horas o días completos, en Viaggio Port, situado en la Avenida Franklin D. Roosevelt y Rivera, cerca del puerto.

El bus turístico ofrece un recorrido costero con 10 paradas entre las 10:00 y las 18:00, con tarifas reducidas por compra online.

Dónde comer

Las Libres, en Zapican 645, propone una experiencia culinaria de alta gama en una antigua casona de 1920, ubicada en el punto más alto de Colonia.

Casa Viera, en Gral. Flores 65, abre solo por las noches y destaca por su excelente gastronomía.

Bohemia Bistró, en De San Pedro 142, es ideal para disfrutar de un vermú casero, platos deliciosos y hermosas vistas.