miércoles, abril 10, 2024
spot_img

Descubre Paraísos Cercanos a Río: Paraty, Búzios y Más

Cerca de Río de Janeiro, destinos como Paraty, Búzios, Angra dos Reis y Arraial do Cabo ofrecen una pausa de la vida citadina con playas serenas, aguas templadas y colinas para explorar sin rumbo.

Aunque Río de Janeiro es un destino completo, sigue siendo una metrópolis. Por ello, tras experimentar el dinamismo de Río, una escapada a las playas cercanas, accesibles en pocas horas en coche, es ideal para reconectar con la naturaleza. Descubre lo que Paraty, Angra dos Reis, Arraial do Cabo y Búzios tienen para ofrecer y elige tu destino favorito.

A 261 kilómetros de Río de Janeiro, Paraty es un portal al pasado. Su centro histórico, libre de vehículos, con calles empedradas del siglo XVIII, dicta un ritmo pausado. Paraty, junto con Olinda y Salvador de Bahía, alberga algunos de los conjuntos arquitectónicos coloniales más destacados de Brasil, reconocidos como Patrimonio de la Humanidad desde 2019.

Historia y Cultura de Paraty

Fundada en 1667 tras separarse de Angra dos Reis, Paraty debe su nombre a su santa patrona, Nossa Senhora dos Remédios. La ciudad prosperó inicialmente por la industria azucarera, con 250 ingenios, y posteriormente por el comercio de oro y piedras preciosas provenientes de Minas Gerais hacia Lisboa.

Sin embargo, los ataques piratas frecuentes llevaron a la reubicación de esta ruta comercial, sumiendo a Paraty en el olvido hasta su redescubrimiento turístico en los años 70, gracias a la construcción de la autopista Santos-Río de Janeiro.

Actualmente, Paraty atrae a un público selecto de paulistas y cariocas que buscan una escapada de fin de semana. Sus casas blancas adornadas con puertas y ventanas coloridas, esquinas redondeadas y enigmáticos símbolos masónicos en las fachadas, albergan una variada oferta de talleres artísticos, como el del escultor Carlos Pollock, descendiente del célebre artista estadounidense Jackson Pollock.

La ciudad cuenta con restaurantes de alta gastronomía como Banana da Terra y Punto Divino, bares especializados en cócteles como Cana da Praça Cachaça Bar y heladerías artesanales como Pistache, todos compitiendo por la atención de un público conocedor. La producción de cachaça, una tradición en Paraty, puede ser testigo en diversos alambiques artesanales de la región.

Patrimonio y Naturaleza en Paraty

Las iglesias de Nuestra Señora De los Remedios y Santa Rita, esta última construida en 1772, son dos de los edificios más antiguos de la ciudad. Santa Rita, con sus dos torres gemelas frente al muelle, se ha convertido en un icono de Paraty.

Desde aquí, se organizan excursiones en lancha, velero y baleeira a las más de sesenta islas de la bahía de Paraty, algunas habitadas por pescadores, otras privadas con lujosas mansiones, y otras más pobladas por monos, iguanas y cotias, una especie de roedor endémico.

Las excursiones suelen incluir paradas en diversas islas para nadar y practicar snorkel en aguas apacibles y cálidas.

El fenómeno de las mareas, en íntima conversación con la luna, es espectacularmente visible aquí: durante la luna llena, el agua inunda el centro histórico a través de canales y grandes aberturas en las antiguas murallas del puerto, transformando a Paraty en una Venecia tropical.

Algunos hoteles ofrecen botas a sus huéspedes para disfrutar de esta experiencia única de caminar por calles inundadas, admirando las casas reflejadas en el agua.

Para los Enamorados

La transformación de Armação dos Búzios de una tranquila aldea de pescadores a un conocido destino turístico se debe en gran medida a la visita sorpresa de Brigitte Bardot en 1964.

Huyendo de los paparazzi en Río de Janeiro con su pareja, se refugiaron en esta remota playa, ubicada a 180 kilómetros al este, solo para ser descubiertos nuevamente por la prensa, catapultando a Búzios a la fama.

Hoy, un paseo costero lleva el nombre de Orla Bardot, adornado con una estatua de bronce en honor a la estrella, cerca de la playa do Canto y la Rua das Pedras, un bullicioso epicentro de actividad nocturna lleno de restaurantes, bares y tiendas en sus cuatro cuadras adoquinadas.

No solo Bardot encontró refugio en Búzios; Mick Jagger también disfrutó de su encanto, pasando seis días en la casa de la actriz Renata Dechamps, deleitándose con la guitarra en su sala de estar.

La península de Búzios se extiende por ocho kilómetros de terreno accidentado, albergando veintitrés playas para todos los gustos.

Las playas norteñas como Azeda y João Fernandes ofrecen aguas más templadas y tranquilas, mientras que playa Brava en la punta sorprende con su arena rosa. Al sur, Geribá atrae a surfistas con sus olas ideales, y Ferradura encanta con sus aguas serenas.

Con una comunidad de 30,000 habitantes, Búzios mantiene su encanto de aldea pesquera, privilegiando posadas sobre hoteles, muchas de las cuales ofrecen vistas impresionantes para disfrutar de los atardeceres con una caipirinha.

El Caribe de Brasil

Arraial do Cabo, establecido en 1965 tras su separación de Cabo Frío, se está abriendo lentamente al turismo. Situado a 161 kilómetros de Río y a tan solo 35 de Búzios, este pueblo pesquero se está adaptando al creciente flujo de turistas, que por ahora suelen visitar por el día.

Con una oferta limitada de hoteles y restaurantes sencillos, Arraial do Cabo es un tesoro por sus playas de arena blanca y suave y aguas de un turquesa cristalino.

La mayoría de sus playas son accesibles en coche o a pie, aunque la opción más popular es por agua, con muelles llenos de gente esperando embarcarse en excursiones que recorren varias islas y playas al ritmo de música brasileña y un ambiente festivo.

La alta demanda de estos paseos hace recomendable reservar el tour desde Río o Búzios. Para aquellos que prefieren la tranquilidad, una caminata de 15 minutos desde Praia dos Anjos lleva a Praia do Forno, ofreciendo vistas panorámicas y, si hay suerte, avistamientos de tortugas marinas.

Praia Grande, con 35 kilómetros de extensión, es popular entre los surfistas por su mar abierto y aguas frescas. Praia do Pontal, alejada del centro, ofrece un retiro sin servicios, mientras que Prainha y Praia da Graçainha son perfectas para familias, con aguas cálidas y calmadas, opciones gastronómicas y actividades acuáticas como el kayak y los paseos en «banana».

Más allá de las Playas

La restinga de Massambaba, una reserva ecológica de 48 kilómetros que se extiende desde el morro de Atalaia en Arraial hasta Saquarema, ofrece más que solamente playas. Aquí, los visitantes pueden deleitarse con algunas de las orquídeas más raras del planeta y 26 variedades de árboles autóctonos.

El Archipiélago de las Mil Islas

A 150 kilómetros de Río se encuentra la costa acantilada y boscosa de Angra dos Reis, que destaca por su escasez de playas pero por la presencia de 365 islas en su gran bahía, ofreciendo una isla para explorar cada día del año. La aventura ideal es navegar entre estas islas, ya sea en yates privados de lujo o en embarcaciones colectivas más concurridas.

La joya de Angra, y una de las mejores playas de Brasil para muchos, es Lopez Mendes en Ilha Grande, la isla más grande que alberga la Villa Abraão, un pequeño poblado con posadas y servicios turísticos.

Para acceder a Lopez Mendes, se toma un barco desde Villa Abraão hasta playa do Pouso, seguido de una caminata de un kilómetro a través de un morro. Este paraíso de tres kilómetros ofrece únicamente su extensa arena blanca, la sombra de grandes almendros y aguas ideales para nadar y surfear.

Es importante iniciar el regreso a playa do Pouso antes de las 16:30 para tomar el último barco a las 17:00. Aunque hay vendedores de bebidas y snacks cerca del sendero durante el verano y los fines de semana, es recomendable llevar provisiones.

Otras islas dignas de visita incluyen las Botinas, famosas por la claridad de sus aguas, ideales para el buceo y snorkel, y la isla de Gipóia, con playas vírgenes como da Amaral, Pequena y Fazenda, además de otras con buenas olas para surfear.

Las más populares son Flechas, frecuentada por celebridades, y Vitorino, ambas con servicios turísticos. Jurubaíba atrae numerosas embarcaciones a su bahía protegida, donde se encuentra un bar flotante.

Información Útil

Cómo llegar desde Río

Aunque hay muchas empresas de transporte a estos cuatro destinos, es importante recordar que estos servicios suelen hacer múltiples paradas en diferentes hoteles de Río de Janeiro, lo que puede alargar el viaje.

Las opciones incluyen el alquiler de coche, tomar un taxi o un autobús.

El viaje a Búzios en coche dura poco más de dos horas, y en autobús, unas tres horas y media.

Para Angra dos Reis y Arraial do Cabo, el trayecto en coche es de aproximadamente dos horas, y en autobús, tres horas. Llegar a Paraty requiere unas tres horas y media en coche, o casi cinco en autobús pasando por Angra.

La Mejor Época para Visitar

Abril y mayo son ideales para Arraial do Cabo, cuando las aguas están más cálidas y cristalinas y hay menos visitantes.

Búzios goza de un clima agradable para la playa durante todo el año, con precios más accesibles de abril a noviembre.

En junio, julio y agosto, las temperaturas en Paraty y Angra pueden descender hasta los 19 grados. Paraty celebra numerosos festivales y eventos, por lo que es aconsejable investigar y planificar con antelación para asegurar alojamiento.