sábado, mayo 18, 2024
spot_img

Día Mundial del Parkinson: Concientización y Síntomas Clave

El 11 de abril ha sido designado como el Día Mundial del Parkinson por la Organización Mundial de la Salud desde 1997.

Esta fecha conmemora el nacimiento de James Parkinson, un neurólogo británico que en 1817 describió por primera vez esta enfermedad en su obra sobre la «parálisis agitante». Este día se celebra globalmente con diversas actividades destinadas a aumentar la conciencia sobre la enfermedad y fomentar la reflexión sobre sus impactos.

Impacto y Prevalencia del Parkinson

El Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa que afecta principalmente el sistema motor debido a la degeneración de neuronas en una región del cerebro conocida como la sustancia negra.

Esta condición lleva a una disminución significativa en la producción de dopamina, un neurotransmisor esencial para la coordinación de movimientos.

A nivel mundial, la prevalencia del Parkinson es aproximadamente del 0.3% en la población general, incrementándose hasta el 1% en personas mayores de 60 años, siendo más común en hombres que en mujeres. Alarmantemente, la enfermedad también ha comenzado a afectar a individuos menores de 40 años.

Situación en Argentina

Aunque en Argentina no se disponen de estadísticas específicas, estudios indican que cerca del 10% de personas entre 60 y 65 años podrían estar afectadas por esta enfermedad. Además, se han identificado casos de Parkinson juvenil en el país, destacando la necesidad de atención y diagnóstico temprano.

Importancia de los Síntomas Premotores

Uno de los aspectos cruciales en la lucha contra el Parkinson es la detección temprana de síntomas premotores, que pueden presentarse años antes de los más conocidos síntomas motores. Estos incluyen:

  • Pérdida de olfato (Hiposmia): Reducción significativa en la capacidad de detectar olores, que puede manifestarse hasta 20 años antes de los síntomas motores.
  • Trastornos del sueño REM: Caracterizados por sueños vívidos y movimientos físicos durante el sueño, como pataleos o caídas.
  • Constipación: Afectación del sistema digestivo debido a la alteración neuronal.
  • Depresión: Síntomas de apatía, desinterés, ansiedad o cambios conductuales significativos.

Estos síntomas premotores son esenciales para el diagnóstico precoz y la gestión efectiva de la enfermedad, permitiendo intervenciones que pueden mejorar significativamente la calidad de vida de los pacientes.

Investigaciones y Descubrimientos Recientes

Estudios recientes han demostrado una fuerte asociación entre la disminución del sentido del olfato y el desarrollo posterior del Parkinson, con entre un 60 y un 90 % de los pacientes experimentando déficits olfativos.

Este hallazgo subraya la importancia de las pruebas de olfato (olfatometría) como herramientas de diagnóstico temprano.

Este conocimiento es vital para entender mejor la enfermedad y enfocar los esfuerzos hacia una detección y tratamiento más efectivos, apuntando a una mejor comprensión y manejo del Parkinson.

El sentido del olfato desempeña funciones vitales en nuestra vida diaria. Más allá de su papel obvio en la percepción de aromas, el olfato actúa como un sistema de alarma natural que nos alerta sobre peligros potenciales, como la presencia de gas o humo, contribuyendo así a nuestra seguridad.

El olfato y la experiencia culinaria: Se estima que el olfato contribuye aproximadamente el 80% del sabor de los alimentos. Esta capacidad nos permite disfrutar de las comidas y, crucialmente, detectar alimentos que puedan estar en mal estado para evitar posibles intoxicaciones. Además, este sentido juega un rol indispensable en la higiene personal y en el ámbito del hogar, y es fundamental en las interacciones sociales.

Hiposmia y su Vinculación con el Parkinson

A pesar de que la hiposmia, o la reducción en la capacidad de oler, puede ser causada por condiciones comunes como la rinitis, la rinosinusitis crónica, las alergias y factores ocupacionales (por ejemplo, en sommeliers y catadores), es crucial reconocerla como uno de los síntomas precursores del Parkinson.

Diagnóstico y tratamiento temprano: Identificar la hiposmia como un indicador temprano del Parkinson es esencial para iniciar diagnósticos y tratamientos oportunos. Abordar este síntoma desde las primeras etapas puede significativamente mejorar la calidad de vida de los afectados, marcando una diferencia notable en el manejo de esta enfermedad neurocognitiva.

Puede Interesarle

- Advertisement -spot_img

Mas Noticias