miércoles, abril 10, 2024
spot_img

Mejora tu Longevidad con Estos Consejos de Salud Esenciales

Efectuar acciones constantes y pequeñas a lo largo del tiempo contribuye a una vida más extensa. Orientaciones y sugerencias para adoptar hábitos saludables y preservar la salud corporal.

Nos encontramos en la era de máximo esplendor en términos de longevidad. La esperanza de vida se ha elevado globalmente a niveles sin precedentes, gracias a los importantes progresos en ciencia y medicina.

Los avances como las vacunas, los medicamentos innovadores, la urbanización y la mejora de la limpieza en los entornos urbanos, entre otros factores, contribuyen año tras año a extender nuestra esperanza de vida.

Para alcanzar una mayor duración y calidad de vida, es esencial mantener nuestro cuerpo en óptimo estado mediante una alimentación adecuada, suficiente hidratación, ejercicio diario y un descanso de al menos siete horas por noche.

Existen numerosos mitos en torno al proceso de envejecimiento, incluyendo la creencia errónea de que es necesario disminuir la actividad o abandonar los hábitos saludables. De hecho, al alcanzar los 50, 60 o 70 años, hay diversas acciones que podemos emprender para mejorar significativamente nuestra salud y aumentar las posibilidades de vivir más tiempo.

Fomentar vínculos sociales para mejorar la salud

¿Te encuentras pasando demasiado tiempo en soledad? La soledad puede tener un impacto negativo considerable en tu bienestar físico y mental, siendo especialmente crítico para los adultos mayores que, por diversas razones como mudanzas, limitaciones físicas o el fallecimiento de seres queridos, pueden perder el contacto con su círculo social.

El aislamiento social está vinculado a una variedad de afecciones de salud, desde problemas cardíacos hasta diabetes, deterioro cognitivo y otros. Según una advertencia del cirujano general de EE.UU., la falta de conexiones sociales puede reducir la esperanza de vida casi en la misma medida que fumar 15 cigarrillos diarios.

Si buscas maneras de mantener tu red social en la tercera edad:

  • Permanece en contacto con amigos y familiares: Si el encuentro presencial no es posible, utiliza las llamadas telefónicas y videollamadas. La organización AARP ofrece tutoriales para aquellos que requieran ayuda técnica.
  • Participa en actividades de voluntariado: Los estudios muestran que el voluntariado ofrece beneficios tanto físicos como mentales para los adultos mayores. Una investigación de 2020 de la Escuela de Salud Pública T. H. Chan de Harvard encontró que dedicar al menos dos horas a la semana al voluntariado puede disminuir significativamente el riesgo de muerte prematura. Si te interesa alguna causa religiosa, busca organizaciones en tu comunidad donde puedas involucrarte y socializar.

Chequeos de visión y audición

Es habitual acudir al médico de cabecera para revisiones anuales, pero es importante no descuidar la salud visual y auditiva, especialmente conforme avanzamos en edad.

Un motivo de peso es que las personas con problemas de audición no tratados tienen mayor riesgo de desarrollar demencia. Por otro lado, la pérdida de visión puede incrementar el riesgo de sufrir caídas y otros problemas de salud, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Si te ves en la necesidad de subir el volumen del televisor o tienes dificultades para seguir conversaciones en ambientes ruidosos, podría ser indicativo de un deterioro auditivo. Algunas causas, como las infecciones de oído o la acumulación de cerumen, pueden ser reversibles, aunque generalmente este deterioro se asocia al proceso natural de envejecimiento.

En caso de notar dificultades auditivas, consulta a tu médico de cabecera, quien podría derivarte a un audiólogo o a un otorrinolaringólogo especializado en oído, nariz y garganta.

La pérdida de agudeza visual es un fenómeno usual conforme avanzamos en edad, ya sea por la aparición de cataratas, que opacan el cristalino del ojo, o por la degeneración macular asociada a la edad, que afecta a la mácula ubicada en la retina.

Si ya has superado los 65 años, es recomendable que visites a un optometrista o un oftalmólogo para realizarte revisiones oculares cada uno o dos años, salvo que padezcas ciertas condiciones médicas específicas.

Cuidado dental

Las caries dentales no son exclusivas de la infancia. La degradación dental y las enfermedades periodontales pueden ocurrir en cualquier etapa de la vida y se han vinculado con incrementos en el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y respiratorias, como la neumonía. Además, una mala higiene bucal se ha relacionado con la enfermedad de Alzheimer y otros tipos de demencia.

La rutina de higiene bucal es bien conocida: cepillarse los dientes dos veces al día utilizando pasta dentífrica con fluoruro y usar hilo dental de manera regular. Es aconsejable acudir al dentista al menos dos veces al año.

Un desafío significativo es que, a menudo, los seguros médicos ofrecen una cobertura limitada para los tratamientos dentales. Si necesitas servicios dentales gratuitos o a bajo costo, busca clínicas gubernamentales en tu área. Las facultades de odontología también suelen proporcionar servicios económicos.

Atención al descanso nocturno para la salud

La expresión “dormir como un bebé” refleja una realidad, pero conseguir un sueño reparador puede volverse más complicado con el paso de los años, ya sea por efectos secundarios de medicamentos o por dolores que dificultan el descanso.

Dormir mal está relacionado con diversos problemas de salud, incluyendo la diabetes tipo 2, la hipertensión arterial, enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y, en casos extremos, la muerte prematura.

Si experimentas dificultades para iniciar o mantener el sueño, consulta a tu médico. Podría ser síntoma de un trastorno tratable, como el estrés o la apnea del sueño. A menudo, la solución radica en adoptar nuevos hábitos de sueño.

Algunas recomendaciones incluyen:

  • Establece una rutina de sueño regular, acostándote y levantándote a la misma hora todos los días, incluso los fines de semana.
  • Evita irte a la cama con hambre o después de una comida copiosa.
  • Cuida tu ingesta de líquidos. Consumir cafeína tarde en el día puede perturbar tu sueño, al igual que el alcohol, que aunque inicialmente induce al sueño, puede interrumpirlo más adelante en la noche.
  • Asegúrate de que tu habitación esté oscura, invirtiendo en cortinas adecuadas si es necesario, y apaga los dispositivos electrónicos antes de dormir.

Control del peso

Ganar peso en la edad adulta intermedia es algo frecuente, a menudo debido a cambios en el metabolismo, es decir, cómo el cuerpo procesa los alimentos para obtener energía.

El problema radica en que el aumento de peso promedio es de medio a un kilogramo anual, lo cual puede acumularse rápidamente.

Un estudio publicado en JAMA Network Open en 2022 reveló que el sobrepeso en la edad adulta intermedia está asociado con una reducción en la esperanza de vida en comparación con aquellos que mantienen un peso saludable.