miércoles, febrero 21, 2024

Vacaciones con Perros: Guía para un Viaje Seguro y Feliz

Cada vez son más las personas que consideran a sus mascotas como un integrante más de la familia, eligiendo llevarlos consigo durante las vacaciones. A continuación, presentamos una serie de recomendaciones esenciales para que los propietarios puedan disfrutar de un tiempo de descanso sin preocupaciones junto a sus animales.

Para muchas familias, es habitual que sus perros les acompañen en sus periodos de ocio, al igual que en su rutina diaria.

Los perros, a diferencia de los gatos -a quienes los expertos aconsejan mantener en su ambiente habitual-, se adaptan más fácilmente a los cambios de ambiente y rutina, disfrutando tanto de las vacaciones como sus dueños.

No obstante, existen ciertas precauciones que deben tomarse para asegurar unas vacaciones placenteras para todos.

En la playa, la identificación de las mascotas es crucial: se aconseja que los perros lleven una placa con su nombre y el número de teléfono de su dueño, para facilitar su localización en caso de que se pierdan. Además, es importante que siempre estén con correa en lugares públicos para asegurar la seguridad de todos.

Aunque hay un creciente número de destinos turísticos, restaurantes y espacios de ocio que aceptan mascotas, es fundamental recordar que, al igual que los humanos, los animales necesitan cuidados especiales para protegerse del sol y las altas temperaturas.

Siete consejos para prevenir golpes de calor y quemaduras solares en mascotas

La exposición prolongada al sol sin las precauciones adecuadas puede ser tan perjudicial para los animales como para los humanos. «Los golpes de calor en los animales pueden detectarse por la piel», explica el veterinario Juan Enrique Romero.

«Si se levanta un poco de piel cerca del hombro o en la parte baja del cuello y se hace un pliegue, se puede determinar si está hidratado. En animales bien hidratados, la piel vuelve rápidamente a su estado normal; si está deshidratado, tardará más».

Los expertos sugieren seguir estos siete consejos:

  1. Mantener al perro en la sombra, especialmente en las horas de mayor calor.
  2. Garantizar acceso continuo a agua fresca para mantenerlo hidratado y evitar que ingiera agua de mar o arena, previniendo problemas digestivos.
  3. Usar una manta o colchoneta para que no se tumbe directamente sobre la arena caliente.
  4. Controlar el tiempo que camina sobre superficies ásperas para evitar quemaduras en las almohadillas.
  5. No olvidar la protección solar.
  6. Aplicar protector solar específico para mascotas para proteger su piel del sol.
  7. Al final del día, bañar o enjuagar al perro con abundante agua para eliminar la arena y la sal, asegurando su comodidad para el descanso.

¡A nadar, perritos!

Es importante considerar la seguridad en el mar. Romero destaca que «razas como los Golden Retrievers o los Labradores disfrutan mucho del agua, pero a veces se adentran demasiado y luego tienen dificultades para salir».

Para prevenir riesgos, sugiere «el uso de collares o correas extensibles que permiten al perro entrar y nadar libremente, mientras sigue estando sujeto a un punto fijo a través de la correa».

También aconseja que «solo se permita al perro jugar libremente si obedece comandos verbales y sale del agua cuando se le ordena».

Finalmente, el veterinario recomienda «llevar bolsas para recoger las heces del perro y desecharlas en el contenedor de basura más cercano». Esto no solo es una práctica de higiene, sino también un acto de responsabilidad hacia la salud propia y de los demás.